¿Qué dar en el desayuno a un bebé?

 Ideas BLW o para bebés que comienzan con los sólidos.

Ya llevamos 4 meses con la alimentación complementaria y me gustaría compartir con vosotros algunas ideas de menús, ya que al principio puede parecer difícil pensar que dar a un bebé tan pequeño de comer para que sea sano y variado. Sigue leyendo

Su primera fiesta de cumpleaños.

Hoy ya hace un año que nació nuestro pequeñín. Sabía que la llegada de un hijo me iba a cambiar la vida, lo había oído cientos de veces, pero no me imaginaba hasta qué punto iba a poner mi mundo, mis prioridades, mi rutina, todo patas arriba para luego ordenarlo de una forma totalmente distinta. Siempre he pensado que los cambios tienen que ser para mejor y este no iba a ser menos (aunque no voy a negar que hay momentos duros en los que me parece vivir en el “día de la marmota”). Nico es mi prioridad número uno, el primero de los motivos por los que me levanto cada mañana, es mi sonrisa más sincera, es mi caricia más dulce, mi abrazo más tierno, mi mirada más atenta y mi preocupación más profunda…Pero basta de ponernos ñoñas, y vamos a lo que nos interesa hoy: La fiesta, que aunque el cumple es hoy, lo celebramos el fin de semana pasado.

Me encantan las fiestas, y disfruto casi tanto preparando una como acudiendo a ella. Para su primer cumpleaños me hacía mucha ilusión que tuviese una tarta BLW, hecha con ingredientes aptos para su edad (sin azúcar, ni leche, ni otros productos que no tenga aún introducidos), y al final acabó teniendo dos con estas características.

Tarta de zanahoria y coco BLWLa primera es un bizcocho de zanahoria hecho con Thermomix siguiendo esta receta, pero con modificaciones: He sustituido el azúcar por 12 dátiles sin hueso, los cuales he triturado junto con las zanahorias y he eliminado las pasas y las nueces porque aún no las tiene introducidas en su dieta. El relleno está hecho con coco rallado, dátiles y leche de coco, y la cobertura con coco rallado, leche de coco y colorante alimentario, siguiendo esta otra receta. Tenía mis dudas en cuanto al coco, y estuve a punto de hacerlo con queso mascarpone y dátiles, pero el queso aun no lo ha probado así que no me quedó más remedio, y para mi sorpresa quedó delicioso. Pensé que sería una tarta solo para que él soplase la vela y probase un poco, porque los mayores no querrían, y resulta que les encantó a todos. Os animo a probarlo.

tarta BLWLa segunda tarta la preparó el abuelo, que es cocinero y tiene mucho arte cortando frutas (yo habría sido incapaz). Es simplemente una sandía y frutas decorándola. Para mejorar el aspecto y que la fruta no se estropease le dio una capa de gelatina neutra. Es una tarta muy simple, pero muy vistosa, sana e ideal para cumpleaños de niños, todos estaban alucinados mirándola y deseando comérsela (es cierto eso de que la comida entra por los ojos), y más de uno repitió. A mí personalmente me apetece mucho más un buen trozo de sandía fresca después de la merienda salada, que una tarta.

Mesa cumpleañosAprovechando el buen tiempo lo celebramos en la terraza de los abuelos. Colocamos toda la comida en una  gran mesa que decoramos con globos y guirnaldas de modo que quedase mucho espacio para que los niños jugasen y los mayores pudiésemos movernos libremente para hablar todos con todos y a la vez estar pendientes de ellos.

Nico no paró de jugar y estaba graciosísimo con su corona de tela de cumpleañero, aunque acabo tan cansado que después de sacar las tartas y cantarle se tuvo que echar una siestecita.

Hoy toca volver a cantarle, porque “es un muchacho excelente y siempre lo será”, y “que reine la paz en tu día y que cumplas muchos más”

He encontrado un oasis

Hace unos días, paseando por el centro de Madrid con mi hermana y mi bebé pasamos por casualidad por delante de la Iglesia de San Antón, la famosa parroquia del Padre Ángel, al que tantas veces he visto en televisión hablando de las iniciativas de “Mensajeros de la Paz”.

iglesia-de-san-antonDesde fuera ya prometía, pero una vez dentro me encontré con una iglesia como deberían ser todas: abierta 24 horas a TODO el mundo, adecuada a las necesidades particulares de cada uno y lo que es más importante, ajustada a la realidad que estamos viviendo, no de espaldas a ella. Dentro había un aseo adaptado y con cambiador para bebés, allí una voluntaria ayudaba a una mujer en silla de ruedas a entrar, y un hombre limpiaba sus zapatos y el bajo de los pantalones con esmero, mientras me comentaba que alguien había pisado un charco a su lado mientras estaba sentado en la calle. Cuando salió de los aseos estaba limpio, peinado, sonriendo y caminaba con la cabeza bien alta.

Me pareció que estaba en un oasis, un oasis de esperanza, de tolerancia, de amor, de igualdad, de dignidad. De esperanza, porque con pequeños gestos se pueden cambiar muchas cosas, y este lugar es un ejemplo; de tolerancia, porque en esta parroquia no se juzga, se ayuda a todo el que lo necesita, sea creyente o no; de amor, porque eso es lo que emana cada detalle, cada persona, cada gesto en este lugar; de igualdad, porque allí
dentro nadie es más ni nadie es menos, todos pueden dar algo y recibir algo, unos podrán ayudar con dinero y otros no, pero todos pueden ayudar con una sonrisa, con una palabra de aliento, con su ejemplo, con su trabajo…; y un oasis de dignidad, porque quienes lo han perdido todo, al menos aquí pueden recuperar eso a través de la parroquia y de “Mensajeros de la Paz”, con gestos sencillos como ofrecerles la posibilidad de cortarse el pelo en el “pelobus”, conectarse a Internet, asearse, descansar en un sitio caliente, ayudar en la parroquia, comer en los restaurante “Robin Hood”, dejar a sus hijos en la casa cuna para poder ir a trabajar y salir de la situación de riesgo en que puedan encontrarse. Pero además de esto, es sobre todo un oasis de reflexión, porque a veces necesitamos un golpe de realidad, para dejar de quejarnos por aquello que no tenemos, dar gracias por lo que tenemos y pensar cómo podemos ayudar con eso.Iglesia San Anton

Viajar con un bebé, ¿es posible?

Siempre nos ha gustado viajar, pero desde que me quedé embarazada comencé a oír muy a menudo la frase de “ahora con los niños se acaban los viajes, eh!”. Esta frase suele ir en pack junto con “despídete de dormir”, “se acabó tu vida social”, y un largo etc. de frases de ánimo. Estoy de acuerdo con que la llegada de un bebé a la familia trae consigo muchos cambios, pero creo que una buena organización puede ayudar a que esto no tenga por qué ser necesariamente tan drástico. Respecto a los viajes de momento no ha sido así.

Cuando Nico tenía solo 3 meses hicimos el primer viaje en familia. Sigue leyendo

¿La suerte de ser mujer:? celebrar el 8 de marzo reflexionando y luchando.

Desde muy pequeña siempre vi claro que los niños por el hecho de ser hombres disfrutaban de ventajas que las niñas no teníamos, pero no sabía hasta qué punto. Para mí que pudiesen vestirse de manera más cómoda, hacer pis de pie, y tener comportamientos que en una niña serían mucho peor vistos, como eructar o decir palabrotas en público me parecía una injusticia, y además había que añadir la oferta de extra escolares diferenciada para niños y para niñas. En mi colegio los niños podían unirse al equipo de baloncesto un año antes que nosotras, ¿el motivo? no lo sé, la respuesta que me dieron fue que yo ya tenía la gimnasia rítmica. Cual sería mi sorpresa con los años al descubrir que esto iba mucho más allá. Sigue leyendo

Mi niño no come…papillas.

blw_salchichaHace unos meses que comenzamos la alimentación complementaria (AC), lo cual ha suscitado muchas preguntas entre nuestros familiares y amigos debido a que muchos niños empiezan con ella a los 4 meses, y ya les parecía que estábamos tardando…Por otra parte, hemos optado por una alimentación autorregulada (o dirigida por el bebé) y libre de papillas (también conocido en  inglés como Baby Led Weaning – “BLW”) y esto, a pesar de estar recomendado por la Asociación Española de Pediatría, aún resulta raro incluso para muchos pediatras y profesionales de la salud. Sigue leyendo

¿Perdemos calidad de vida cuando tenemos hijos?

Esta semana la noticia del nuevo libro de Samanta Villar y sus declaraciones acerca de la maternidad me han hecho pensar mucho sobre el tema.

La periodista venía a decir que la maternidad está sobrevalorada, que nadie te cuenta lo duro que es, que se pierde calidad de vida y que no es más feliz ahora que es madre que lo que lo era antes (dando a entender pero sin decirlo, que es menos feliz) y habla de “la dureza, las dificultades extremas, los inconvenientes insoportables y el sacrificio estratosférico», ya que «nadie te cuenta lo que es en realidad la maternidad, tomas una decisión engañada».

Como madre que soy, tan solo puedo sentir pena por estas palabras. De verdad me resulta muy triste que pueda estar viviéndolo así, y si descartamos que tenga una depresión postparto, o que haya sido un embarazo no deseado y que llega en un mal momento personal (que no es el caso), me cuesta llegar a entenderlas.

Sí que es cierto que los hijos te cambian la vida, quien diga lo contrario miente, pero ¿acaso no te cambia la vida todo aquello que merece la pena?. Leer más

Año nuevo, año viejo. Listados de propósitos y reflexiones

Aprovechando que mi marido y mi hijo duermen la siesta, y tengo un poquito de tiempo para mí, me he puesto a preparar un roscón de reyes y unas naranjas confitadas para decorarlo, así que os podéis imaginar lo bien que huele mi casa ahora mismo. Y mientras sube la masa del roscón y las naranjas se confitan a fuego lento voy a aprovechar para reflexionar “en voz alta” sobre el año que acaba y plantearme cómo será el año que viene.

propositosSiempre he procurado pensar más en el presente que en el pasado y en el futuro, aunque muchas veces no es fácil y me encuentro a mí misma dándole vueltas a cosas que ya ocurrieron y que no van a cambiar por mucho que yo me empeñe en ello, o recordando momentos maravillosos que no se van a repetir, pero que, quien sabe, quizá puedan ser superados por otros aún mejores, y además también pienso con vistas al futuro, pero soy más una persona que disfruta (o sufre, a veces) el presente. No obstante, desde pequeña tengo este ritual, sentarme el 31 de diciembre y reflexionar y agradecer lo bueno que me ha traído este año, y pensar que puedo mejorar en el que entra. Sigue leyendo

Lo que no me contaron sobre la lactancia

lactanciaMe pasé meses preparando la llegada de Nico, viviendo intensamente cada una de las fases del embarazo, disfrutando mientras organizaba su ropita y sus cosas y leyendo e informándome sobre el parto respetado, sin embargo poco tiempo dediqué a prepararme para la lactancia. Asumí que con lo que me contaban en las clases de preparación del hospital y con asegurarme un buen agarre desde el primer momento ya lo tenía todo hecho. Así que quiero dedicar este post a esas mamás (en especial mi prima y mi cuñada) que me contaron su experiencia y me hablaron por primera vez de las “crisis de lactancia” o “brotes de crecimiento”.

La forma en la que decidimos alimentar a nuestros hijos (pecho o biberón) no nos hace mejores ni peores madres, lo importante es que lo decidamos con libertad, con toda la información en nuestras manos y escogiendo aquello que mejor se adapte a nuestras circunstancias personales. Sigue leyendo

Un “parto” muy completo

miratonHan pasado ya 6 semanas desde la última entrada y varios me habéis escrito preocupándoos por cómo había ido el parto. La verdad es que mi idea era actualizar esto en cuanto volviese a casa del hospital, pero más adelante os explicaré porque no lo hice.
Aunque la fecha prevista de parto era el 5 mayo, Nico parecía estar muy bien ahí dentro y se negaba a salir, y a pesar de caminar muchísimo cada día y probar todo tipo de consejos y remedios naturales para provocar el parto nos plantamos en la semana 41 y el médico nos dijo que por protocolo a partir de la 41 + 3 días había inducir el parto ya que los riesgos aumentan.

 

42semanas

Antes de ir al hospital (42+5)

Personalmente no soy partidaria de adelantar acontecimientos, y creo que las cifras y las fechas no son exactas y que cada caso es diferente y debe tratarse individualmente. En el nuestro todo estaba bien, acudía a monitores cada dos días y todo estaba correcto, la placenta, el latido, todo, así que conseguimos que esperasen un par de días más, pero al final me programaron la inducción al parto para la 41+5, y aquí comienza mi experiencia con el nacimiento de Nico.

Mi “parto”:
Después de 9 meses, por fin había llegado el momento, estábamos a punto de ver por primera vez a nuestro hijo. leer más